5/22/2015

 


Enfoques y aspectos básicos de la Prospectiva
 
 Profesor: Ludwig Vera
Autor: Rusbel R. Dimas G.


INTRODUCCIÓN
La investigación a la que se hace referencia en este trabajo tiene como finalidad presentar diferentes enfoques y aspectos básicos de la Prospectiva, siendo esta una herramienta que brinda un apoyo fundamental a la planificación.

Nuestro mundo de hoy está caracterizado principalmente por la velocidad con la que surgen los cambios, teniendo estos como características principales la interdependencia e incertidumbre y los altos niveles de complejidad, conllevándonos estos a tener una visión distinta con respecto al futuro. En este sentido, el futuro se fundamenta en el desarrollo del pensamiento prospectivo gracias a su orientación innovadora.

Bas (1999), señala que uno de los temas que ha inquietado -tal vez, el mayor- al ser humano a lo largo de la historia ha sido el futuro, lo que resulta fácil de entender por su propia naturaleza: la de animal racional. Por un lado, la primera le dota de un instinto de supervivencia, por ende, de una capacidad de reacción y previsión; la segunda, le permite percibir el tiempo como un flujo que lo ubica en un continuo pasado-futuro y le hace consciente de su propia perentoriedad, lo acentúa la percepción de esos tres estados temporales e inocula el virus de la incertidumbre.

No obstante, el hombre a diferencia de los animales, es el único que tiene la capacidad para asimilar y planificar una amplia gama de hechos futuros.

Así, el futuro ha sido objeto de reflexiones y de análisis a lo largo de la historia, en todo lugar y tiempo, desde los sofistas griegos hasta nuestra era.
Hasta el siglo XVII, la predicción se consideraba como un don y no como un arte o un instrumento científico; se trataba de adivinar el futuro a través del conjuro, el sortilegio, la visión, y todo tipo de técnicas basadas en la "iluminación" del individuo que, por sus poderes divinos, ostentaba el rol de predictor (brujo, sacerdotisa, profeta, etc.) dentro de su comunidad o área de influencia.

Ahora bien, el estudio del futuro es consecuencia directa de la incertidumbre: a mayor incertidumbre mayor será el interés por conocer el futuro. Bas afirma que todas aquellas investigaciones o estudios abordados desde las Ciencias Sociales, que no contribuyen al desarrollo social, o no tienen ningún tipo de impacto directo o indirecto, no pueden ser llamados estudios del futuro. Por lo tanto, todo estudio prospectivo debe tener como objetivo incentivar el desarrollo promoviendo el cambio social, también debe ser lo suficientemente consistente y riguroso (científicamente hablando) como para que sea objeto de atención de los sujetos decidores.

Así, señala una serie de factores que aconsejan el uso de la prospectiva:

1. Aumenta el grado de conocimiento sobre el presente y el pasado, lo que es previo requerimiento para abordar la definición de tendencias.

2. Aporta referencias válidas acerca de cómo puede ser el futuro, mediante el análisis y estructuración de la información disponible y su articulación en escenarios posibles.

3. Permite la identificación de oportunidades y peligros potenciales, discriminándolos respectivamente en escenarios deseables y no deseables para el sujeto decisor.

4. Provee de probabilidades de ocurrencia (objetiva y subjetiva) de cada escenario.

5. Es una ayuda inestimable en la definición, análisis y valoración de políticas y acciones alternativas a través de un análisis de impactos de cada una de ellas sobre los efectos que determinan su probabilidad de ocurrencia.

6. Aumenta el grado de oportunidad, ya que determina e indica como se puede llegar a ellos.

7. Permite un mayor o mejor control de la gestión por parte del decisor, dejando un margen mínimo de incertidumbre.


PRINCIPALES ASPECTOS CONCEPTUALES DE LA PROSPECTIVA

¿Por qué la Prospectiva?

La palabra prospectiva proviene de prospecto, que es la manera de mirar un objeto. En latín, el verbo prospicere significa mirar a lo lejos. Pero, ¿Por qué una mirada de largo plazo?, si al fin y al cabo en el largo plazo estaremos muertos, como decía J. M. Keynes. ¿Por qué no vivir el presente y disfrutarlo?

En mi opinión, el conocimiento del pasado, el presente y el futuro aporta una visión amplia y enriquecida de la vida. Vivir solo en el pasado nos da elementos valiosos, pero si nos quedamos ahí, se estanca la dialéctica y la riqueza de la vida. El presente es el centro de la vida. Pero si vivimos solo el presente tendremos una visión miope y seremos seres incompletos y atropellados por los acontecimientos. El futuro nos debe interesar porque ahí es donde vamos a vivir el resto de nuestros días. Una mirada anticipadora nos permite estar preparados y actuar con menos riesgo de fracaso y reducir el despilfarro o mal uso de energía y de recursos. Según Soler (2004)

En opinión del reconocido neurocientífico Llinás (2002) la capacidad de predecir o anticipar eventos futuros, es absolutamente indispensable por dos razones, una para ahorrar tiempo y energía y dos para sobrevivir y actuar exitosamente en el entorno.

Además de conocer el futuro, es importante incidir en él. Si logramos construir el futuro de manera compartida, alcanzaremos niveles de trascendencia y desarrollo personal y social, superiores al promedio.

Las herramientas de la prospectiva permiten tender un puente entre la visión del futuro y la realidad presente, para la construcción de escenarios compartidos.

Visión de futuro y construcción de futuros, son dos elementos fundamentales que posibilitan reducir las dependencias y ganar en autonomía. Quienes no piensan en el futuro, estarán sometidos a los que si lo construyen.

¿Qué es la Prospectiva?

En el ámbito teórico, se destacan Gastón Berger y Bertrand de Jouvenel como precursores de la prospectiva en Francia a mediados de los años sesenta.

Gastón Berger, uno de los primeros inspiradores de la prospectiva en Francia, la define "de acuerdo a cuatro principios: Ver lejos, ver amplio, analizar en profundidad y aventurarse, a lo que añadía pensar en el hombre". Berger (1967).

Bertrand de Jouvenel, plantea que existen dos formas de ver el futuro, la primera como una realidad única, propia por los oráculos, profetas y adivinos. La segunda forma de ver el futuro es como una realidad múltiple, estos son los futuros posibles que de Jouvenel denominó futuribles. Jouvenel (1993).


Para André Clément Decouflé, la prospectiva "es una manera de mirar al mismo tiempo a lo lejos y de lejos una determinada situación. A lo lejos, intentando conjeturar futuros y de lejos, teniendo en cuenta todos los retrocesos del tiempo". Decouflé (1974).

Ahora bien, con respecto a otros aspectos conceptuales relacionados con la Prospectiva tenemos:

Los términos que se muestran a continuación son algunos de los que Bas considera básicos en la prospectiva,

1) Prediction (Predicción). Apreciación no probalística realizada con un nivel absoluto de confianza sobre el futuro. Se trata de una afirmación de carácter absoluto que describe como será el futuro. Los estudios que suelen utilizar este tipo de apreciaciones son: la predicción técnica o la futurología, raramente se emplea dentro de las ciencias sociales.

2) Forescasting (Previsor). Es una apreciación probabilística realizada en un nivel relativamente alto de confianza (probabilidad) de la evolución de una tendencia hacia un horizonte dado, con base en una apreciaron numérica de datos del pasado y algunas hipótesis. Esta es más utilizada que la predicción en los estudios del futuro, debido a la cautela que imprime el carácter relativo de valorar el futuro en términos de probabilidad de ocurrencia.

3) Prospective (Prospectiva). Se enfoca y se construye el futuro a partir de deducciones extraídas del presente. Es un panorama de futuros posibles (futuribles) expresados en una forma más concreta y actual, es decir, de los escenarios que no son improbables teniendo en cuenta los determinismos del pasado y la confrontación de los proyectos de actores. Cada escenario es una representación de hipótesis y puede ser objeto de una previsión concepto ampliamente aceptado.

4) Projection (Proyección). Análisis de tendencias basadas en una continuidad lineal pasado-presente-futuro. Se usa especialmente en economía y demografía, aunque considera un futuro y se basa en la extrapolación de tendencias.

5) Prognosis. Mismo significado de Forescast (previsión). Fred Polaza es uno de los científicos que utiliza el término en un sentido amplio, asemejándolo con los estudios del futuro en general.

6) Futuribles. Indica el conjunto de los posibles futuros alternativos y resume la idea opuesta a la presunción de la existencia de un solo e inexorable futuro. Se asocia a la prospectiva.

7) Anticipation (Anticipación). Hace referencia a un modelo o idea del futuro construido con base a la lógica. Puede considerarse como la determinación de escenarios posibles, con base en los indicios presentes y pasados, asignándoles probabilidad de ocurrencia y grado de deseabilidad a fin de orientar la toma de decisiones.


VÍAS DE APROXIMACIÓN AL FUTURO


En la tabla que se muestra a continuación se pueden observar las vías de aproximación al futuro:


ESCENARIOS, DEL CONCEPTO A LA DEFINICIÓN

En todos los términos usuales en la prospectiva hay un elemento o significado común, todos esos significados se construyen en un horizonte o marco de observación en que la dimensión temporal es el foco de atención, y además en su flecha orientada al futuro.

Escenarios: Describen una situación que puede presentarse, con una cierta probabilidad estimada, y que es vista además como, al menos parcialmente, influida por acciones o dinamismos ocasionados por decisiones tomadas en el sistema social o en sus subsistemas, pero que también resulta simplemente de la dinámica evolutiva social (donde ciertamente esa "evolución" puede ser comprendida de muy distintos modos).

En este sentido, el vocablo escenario siempre se refiere a algo que es "probable" suceda; bien sea como consecuencia de una decisión o acción tomada por el sistema que planifica o tomada en sus entornos, o como consecuencia de una tendencia evolutiva temporal.

Teniendo ya en claro el concepto de lo que es un escenario, sabemos que hablar de ello implica describir una situación factible de presentarse, una hipótesis de algo que puede ocurrir; en fin, la descripción de situaciones sean éstas incluso imaginarias pero que en algún momento del tiempo pudiesen hacerse realidad. Fuente en línea:

http://sunwc.cepade.es/~jrivera/org_temas/metodos/prospectiva/prospectiva.htm


 Expertos en planificación por escenarios, como Van der Heijden, De Geus y Schwartz, han insistido con diversos tonos que la generación de escenarios es una herramienta que puede robustecer el pensamiento estratégico de una organización. La exploración de futuros alternos le permite a ésta: a) mejorar la consistencia de los proyectos y darle más calidad a la toma de decisiones; b) ampliar los modelos mentales de los directivos y su sensibilidad para pensar el futuro; c) expandir la percepción corporativa ante las señales del entorno; d) movilizar energías creativas en los diferentes niveles de la organización, y e) potenciar el liderazgo de la organización. (Van der Heijden, 1998). En último término, la formulación de escenarios se aprecia como un recurso particularmente poderoso para estimular el aprendizaje al interior de las organizaciones, a través de un ciclo permanente de "integración de experiencia, desarrollo de sentido y acción". (De Geus, 1998).

PROSPECTIVA Y ESTUDIO DEL FUTURO

La prospectiva es la identificación de un futuro probable y de un futuro deseable, diferente de la fatalidad y que depende únicamente del conocimiento que tenemos sobre las acciones que el hombre quiera emprender. Existen dos maneras de tratar de comprender el futuro, estas son: como realidad única, o bien, como realidad múltiple.

Lo han atendido como una realidad única: los adivinos, brujos y charlatanes, los oráculos y todos los que consideran que existe inequívocamente un destino que decide y marca los hechos de la vida, considerándolo como algo inviolable, ciego e inmodificable, negando toda posibilidad a la premisa de que, el hombre es el arquitecto de su propio destino (o sea que, el destino no le es propio y mucho menos puede construirlo o diseñarlo). Para quien cree en el destino, nada deviene, todo está escrito de antemano.

Si concebimos al futuro como una realidad múltiple, explícitamente aceptamos que un hecho del presente puede evolucionar de diversas maneras y llegar a presentarse de diferentes formas. A estos futuros posibles, Bertrand de Jouvenel los denominó futuribles. Dentro de éstos, los que tiene mayor posibilidad de presentarse, se les llama futuros probables, los cuales pueden acontecer con más certeza, no por culpa del destino sino dependiendo de la manera en que el hombre participa en la construcción o diseño del futuro.

Para hablar de futuros probables, en Prospectiva se suelen sopesar: la visión de los expertos, el comportamiento de los actores que intervienen y las leyes matemáticas del cálculo de probabilidades. El discurso prospectivo se encamina a identificar la acción futura en base a estos elementos. Cuando este tipo de futuro, no representa lo más positivo, se busca evaluar que este sea probable, pero también deseable.

Tenemos que: "El futuro siempre ha capturado la atención, el interés y la curiosidad de los humanos. Desde la antigüedad hasta nuestros días, la percepción humana sobre el porvenir ha transitado por diferentes formas de comprenderlo y enfrentarlo. Para muchas sociedades ha significado miedo y resignación, para otras, la oportunidad de construir caminos diferentes hacia visiones compartidas del porvenir." (Cruz, 2008).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario