1/31/2012

Enero 2012…

Por fin llegó el año 2012.
Astronómicamente, nos aguardan un par de eclipses de Luna, alguno de Sol, conjunciones, oposiciones y el muy especial Tránsito de Venus (junio), ya que debido a cuestiones de mecánica celeste, se dan en secuencias de (aproximadamente) 120 años y 8, por lo que tendremos uno este año y el siguiente, será en diciembre del 2117…
Este evento está movilizando a todo el mundo, en especial al ámbito educativo. Una página a la que puede recurrir (en inglés y algo de castellano) es: www.transitofvenus.org , allí encontrarán recursos, lecturas, actividades, materiales, tecnología y mucho más.


Por otra parte…
Tanto se ha hablado, dicho, escrito, difundido sobre el 2012.
Historias;”predicciones”; novelas; libres interpretaciones; ciencia manipulada y sobre todo, las autodefinidas como tales, que al mejor estilo de los antiguos sabios de las cortes, presagian desastres, cambios, alteraciones y en el mejor y más liviano de los casos, un “renacer espiritual de la humanidad”…
El problema, es que involucran a la astronomía en tantísimo evento que en realidad no sucederá. Palabras de física como magnetismo, gravedad, masa, mal utilizados por doquier
Se tergiversan, términos, palabras y se modela todo hasta hacerlo encajar al milímetro en lo que pretenden difundir o hacer creer al público (adeptos, seguidores o cómo se defina en cada caso).
Claro que la ciencia no es así.
No es modelable. Justamente, es una de sus principales cualidades.
En muchos casos, se utiliza el viejo recurso del “misterio” y “grandes verdades secretas finalmente reveladas”. Como en novelas juveniles, la mezcla de suspenso, misterio, “secretos descubiertos” está a la orden del día y muchos se hacen de grandes cantidades de dinero, gracias a libros, película y “cursos” de todo tipo.
Claro que hay un par de preguntas interesantes que si alguien tuviese ganas de pensar, podría en algún momento hacerse.
. . . Calendario Maya. ¿Calendario Maya?
Vapuleado como pocas cosas, los arqueólogos y antropólogos actualmente se tiran de los pelos, sin entender de dónde salió todo lo que se dice, ya que en ninguna parte del hoy archí famoso Calendario Maya, se habla de ningún desastre, desaparición, extinción, o menos aún, de cometas, asteroides, “energías” o “alineaciones catastróficas”.
Sólo y simplemente, en los cálculos astronómicos para la confección de su calendario, lógicamente en algún momento, le pusieron fin. Sería ingenuo pensar que lo harían para toda la eternidad.
Lo mismo que sucede con cualquier efeméride astronómica (eclipses, conjunciones, oposiciones o lo que gusten) y no por ello se está “anunciando el fin del mundo”.
Por otra parte, ya se ha predicho el fin del mundo (por haberlo interpretado de diversas fuentes) para el 5 de mayo del 2000 entre otras muchas, (que la revista Sky&Telescope en su momento calificó de “venta de pescado podrido”) con las más recientes del 11 de noviembre del 2011 y las fallidas de febrero y octubre (porque se equivocaron al predecir febrero, así que pasó a octubre… ¡Pavada de error!)…
Y podríamos seguir.
Pero la historia es demasiado repetida.
¿Cuántas veces anunciaron ya el fin de este mundo?... ¡Y aquí estamos!
En definitiva, esto sólo demuestra que parte de la humanidad, no está satisfecha con la vida que tiene o el mundo que le rodea, por lo que busca que un mega evento la modifique.
Quizás habría que poner manos a la obra para cambiar lo que no nos gusta, algo que seguramente, tiene muchas más probabilidades de resultar efectivo, que el sentarse a esperar “la apertura de un portal energético que nos torne buenos y generosos”.
(Arriba, imagen generada con el programa Celestia, de tal cómo estarán ubicados los planetas el día 21 de diciembre de este año: ninguna alineación.)
Ahora… ¡Disfrutemos del maravilloso universo del que todos formamos parte!
¡Feliz año!
Fuente: http://liada.net/universo/cielo/  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario