12/04/2010

Las 10 preguntas que la ciencia debe responder en este siglo....


El Telescopio de Treinta Metros selecciona Mauna Kea


PASADENA, Calif. — Después de una cuidadosa evaluación y comparación entre dos excelentes sitios candidatos — Mauna Kea en Hawai y Cerro Armazones en Chile —e l Directorio de la Corporación Observatorio TMT ha seleccionado Mauna Kea como el sitio preferido para el Telescopio de Treinta Metros (TMT por sus siglas en Inglés). El TMT será el telescopio más capaz y avanzado que se haya construido.
Cuando sea completado en 2018, el TMT permitirá a los astrónomos detectar y estudiar la luz proveniente de las mas tempranas estrellas y galaxias, analizar la formación de los planetas en órbita alrededor de estrellas cercanas, y poner a prueba muchas de las leyes fundamentales de la física.
Para alcanzar estos magníficos resultados, el TMT integrará las mas actuales innovaciones en control de precisión, diseño de espejos segmentados, y óptica adaptativa para corregir las perturbaciones introducidas en las imágenes por la turbulencia en la atmósfera de la Tierra, permitiendo al TMT estudiar el Universo en forma tan nítida tal como si el telescopio estuviera en el espacio. Basado en el éxito de los telescopios gemelos Keck, el núcleo de la tecnología de TMT será su espejo primario de 30 metros de diámetro compuesto de 492 segmentos. Esto dará a TMT un área de detección nueve veces mayor que la de los telescopios ópticos mas grandes existentes hoy en día.
Para asegurar que el sitio escogido para el TMT permita maximizar el rendimiento del telescopio, se realizó un estudio a nivel global en base a imágenes de satélite, el que permitió escoger cinco excelentes lugares para estudiar desde la superficie la estabilidad atmosférica, el patrón de los vientos, variación de temperatura, y otras características meteorológicas que afectarían el rendimiento del telescopio.
Basado en estos resultados y extensos estudios, Mauna Kea y Cerro Armazones fueron seleccionados en Mayo del 2008 para continuar con una evaluación medioambiental, financiera y estudios de impacto cultural. El Directorio del TMT ha utilizado los resultados de estas meticulosas investigaciones para ayudar a guiar el proceso de selección final del sitio.
“Fue claro, a partir de toda la información que recibimos, que ambos lugares están dentro de los mejores del mundo para la investigación astronómica” ha dicho Edward Stone , Profesor de la Cátedra Morrisroe de Física y Vicepresidente del Directorio de TMT. “Cada uno de ellos presenta condiciones de observación magnificas y permitirían que TMT alcance su máximo potencial para destrabar los misterios del Universo”.
“En el análisis final, el Directorio seleccionó Mauna Kea como el sitio para el TMT. Las condiciones atmosféricas, bajas temperaturas promedio, y muy baja humedad abrirán un interesante espacio para nuevos descubrimientos utilizando óptica adaptativa y observaciones en el espectro infrarrojo. Trabajando coordinadamente con las instalaciones de los socios existentes en Mauna Kea expandirá aún más las oportunidades de descubrimientos,” ha dicho Stone.
Henry Yang, Presidente del Directorio TMT y Canciller de la Universidad de California en Santa Bárbara, expreso entusiasmo en esta decisión. “Nuestros científicos e ingenieros han estado diseñado y construyendo los componentes claves que serán parte del telescopio. Al decidir construirlo en Mauna Kea, el Directorio de TMT ha dado una señal clara de que estamos listos para avanzar y comenzar su construcción seriamente tan pronto como se disponga de todas las aprobaciones necesarias. Deseo agradecer a la Fundación Moore por su visionario apoyo. También deseo agradecer a nuestros colegas científicos y la coalición de miembros de la comunidad, educadores, negocios, sindicatos, lideres políticos y todos los interesados en Hawai quienes nos han conducido al punto de esta selección de sitio. El Directorio expresa su fuerte compromiso de respetar la larga historia y el significado cultural que Mauna Kea tiene para la gente de Hawai, y ha comprometido un fondo para beneficio de la comunidad local y la educación en Hawai. ”
Antes que comience la construcción en Mauna Kea, el TMT debe someter y tener aprobado una aplicación para obtener un permiso de Uso de Distrito de Conservación (CDUP por sus siglas en Inglés) de parte del Departamento de Tierras y Recursos Naturales. Este se realizará a través de la oficina de Manejo de Mauna Kea, el cual se preocupa de la cumbre de Mauna Kea como parte de la Universidad de Hawai con base en Hilo.
“Estamos muy agradecidos por el apoyo que TMT ha recibido de ambos, la gente de Hawai y de Chile durante el proceso de selección de sitio”, ha expresado el Profesor Ray Carlberg, Director del Proyecto Gran Telescopio Óptico Canadiense y miembro del Directorio de TMT. “Estamos muy entusiasmados con el prospecto de ser el primero de la siguiente generación de telescopios extremadamente grandes”.
El TMT es una sociedad internacional que incluye al Instituto Tecnológico de California (Caltech por sus siglas en Inglés), la Universidad de California, y ACURA, una organización Canadiense de universidades. También se ha unido para colaborar con TMT el Observatorio Nacional Óptico de Japón (NAOJ por sus siglas en Inglés).
“La selección de Hawai como el sitio para el Telescopio de Treinta Metros fortalecerá grandemente la cooperación internacional en astronomía. La sinergía entre TMT y el altamente exitoso telescopio Subaru ubicado en Mauna Kea conducirá a muchos mas avances,” ha dicho el Profesor Masanori Iye, Director del Proyecto Telescopio Extremadamente Grande de NAOJ.
El proyecto TMT ha completado el desarrollo de la fase de diseño a un costo de 77 millones de dólares con el apoyo financiero principalmente de 50 millones de dólares de la Fundación Gordon y Betty Moore y 22 millones de dólares de Canadá. El proyecto ahora ha entrado en la fase de construcción inicial gracias al compromiso de 200 millones de dólares adicionales de la Fundación Gordon y Betty Moore. Caltech y la Universidad de California cada uno a se ha comprometido a reunir 50 millones de dólares de forma de acumular 300 millones de dólares y los socios canadienses proponen suministrar el domo, la estructura del telescopio, y la óptica adaptativa inicial.
TMT agradecidamente reconoce el apoyo para las fases de diseño y desarrollo de las siguientes entidades: La Fundación Gordon y Betty Moore, La Fundación Canadiense para la Innovación, el Ministerio de Investigación e Innovación de Ontario, el Consejo Nacional de Investigación de Canadá, el Consejo para la Investigación de las Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá, el Fondo para el Desarrollo del Conocimiento de la Columbia Británica, la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía de los EEUU de Norteamérica, y la Fundación Nacional de Ciencias de los EEUU de Norteamérica.








Las 10 preguntas que la ciencia debe responder


Cómo manejar una población mundial que envejece y crece en forma acelerada o aclarar qué es la conciencia son algunas interrogantes que la institución británica busca contestar.
Está de cumpleaños. Nada menos que 350 años. Y para celebrarlos, la prestigiada institución científica inglesa Royal Society propone 10 interrogantes que la ciencia debe responder en las próximas décadas.
Este es el desafío.

¿Cómo manejar la creciente población mundial?
Aunque se cuente con energías renovables y se solucione el problema del hambre, lo realmente crucial es el acelerado crecimiento de la población y su envejecimiento. La ciencia tendrá que entregar las herramientas para que el planeta no colapse. "Este es un problema inevitable y Chile lo tiene. Por ahora, debemos lograr que las personas mayores sigan activas trabajando y estudiando", dice Stéphanie Alenda, directora de la Escuela de Sociología de la U. Andrés Bello.

¿Qué es la conciencia?
Todos hablamos de ella, pero, hasta ahora, la ciencia todavía no tiene claro de qué se trata. Se ha aprendido mucho con los escáneres y las resonancias magnéticas, "pero se necesita estudiar la actividad eléctrica y química detallada del cerebro para tener una certeza mayor", dice Pedro Maldonado, neurocientista de la Facultad de Medicina de la U. de Chile. Algo que se podría lograr en 25 años más. Hoy, la teoría más aceptada asegura que la conciencia no está en una parte concreta del cerebro, sino que es la actividad coordinada de todas las vías nerviosas. Cuando esta orquesta se sincroniza bien, surge necesariamente un director: la conciencia.

¿Derrotará la tecnología a la industria?
La mayor parte de nuestras pertenencias -lápices, autos o vestimenta- son producidas por diferentes industrias. Pero hoy la tecnología nos permite diseñar objetos en tres dimensiones (3D), tras lo cual los podemos "imprimir" para luego usarlos. La impresora es, en este caso, similar a un horno microonda, cuyo tóner contiene metales y resinas, por ejemplo, para producir un objeto definitivo como un vaso o un juguete. Esta tecnología ya existe en forma experimental y todo hace pensar que la ciencia protagonizará una nueva revolución industrial.

¿Qué sucedió antes del Big Bang?
Según los científicos, antes de este explosivo origen del universo, no había espacio ni tiempo.
"La ciencia necesita el espacio y el tiempo para hacer sus mediciones, por lo que hoy no podemos responder esta pregunta", dice Mario Hamuy, director del Departamento de Astronomía de la U. de Chile. Pese a esto, dentro de 100 años eso podría cambiar "y lograríamos resolver este enigma", agrega.

¿Se impondrá el pensamiento científico?
Este sería el mayor logro de los próximos siglos, según el físico de la U. de Manchester Brian Cox. Para él, la educación científica basada en la evidencia es la única manera de que el mundo progrese en forma segura.
En su opinión, estamos lejos de esto, lo que explica que aún no seamos capaces de erradicar enfermedades tan básicas como la malaria, contar con energías limpias que protejan el planeta y así poder neutralizar el cambio climático.

¿Cómo asegurar la sobrevida y el progreso de la humanidad?
Todos los descubrimientos y experimentos que se proyecten en los años venideros deben apuntar a esto. Así lo propone el químico y premio Nóbel británico John Sulston, para quien la clave de la sobrevida humana está en contar con soluciones colectivas que reúnan a las ciencias naturales y las sociales.
Estaríamos llegando al tope en términos de consumo de energía y emisiones de contaminantes, algo que la ciencia deberá resolver preservando la libertad individual.

Los otros enigmas
Descifrar los números primos: aunque suene a esotérico, según el matemático Marcus du Santoy, aclarar su significado permitirá responder muchas preguntas de la ciencia, con el potencial de transformar la sociedad.
Explicar el espacio infinito: suena ilógico que algo sea infinito, más ahora que sabemos que el universo se está expandiendo. Pero se debe aclarar si se expande dentro de algo, entre otras dudas.
Llegar a las estrellas: dentro de 100 años, según el astronauta británico Piers Sellers, el hombre debería estar explorando los límites del sistema solar y la ciencia deberá entregar las herramientas.
Registrar los pensamientos: en las próximas décadas deberíamos poder grabar la actividad cerebral para volver a experimentar sueños o, incluso, un primer amor.
(Fuente: El Mercurio, S. Urbina)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario